• Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt

60 segundos

Publicado Octubre 19 / 2018.. Por Raúl González Rivera
*

SI PARAN TAXISTAS,
SE LES AGRADECERÁ

Si los taxistas, diez mil en cifras cerradas paran labores en protesta según ellos, porque les obligan a portar un tarjetón en sus unidades, enhorabuena, la sociedad civil se los reconocerá.
El anuncio fue difundido a través de las redes sociales el día de anteayer con tintes que pretendieron llamar a que se produjera en medio de espectaculares muestras de una población civil, que está harta precisamente de que por las calles de sus ciudades no solo circulen, sino que se hayan convertido en dueños de pequeños y grandes municipios.
Esta es una de las protestas que pretenden ser sociales, pero que al grueso de la población les place.
El gremio taxista se ganó la repulsa generalizada de la gente. Claro con sus excepciones pero es uno de los servicios en extremos repudiados debido a la agresividad, arbitrariedad y prepotencia con que muchos de esta clase de servidores públicos se comportan de cara a los usuarios y el resto de la ciudadanía.
Este fenómeno surge a raíz de los dos últimos sexenios priistas, los cuales autorizaron una cantidad en extremo innecesaria de taxis.
Es una vergüenza para la Atenas veracruzana-se dice- que en el colmo, las entradas y salidas del total de la central de autobuses de pasajeros foráneos, sea prácticamente sitiada por taxistas. Por supuesto que el común de pasajeros los ve con desconfianza, pues sabe bien bajo qué condiciones consiguieron el control de la central camionera de Caxa.
Y así sucede en los accesos a las plazas comerciales y departamentales, y en todas las arterias públicas.
Si la autoridad que rige el transporte público, les impuso como una obligación portar en su parabrisas el tarjetón que identifique a cada uno de los conductores del taxi, enhorabuena, pues varias decenas de esos personajes están enfundados de conductores, cuando su actividad real, es delinquir asaltando, robando a pasajeros.
Una educación vial, se impartió durante el gobierno de Rafael Hernández Ochoa y nunca más en posterior fecha. El responsable de orientar en el aula y en la calle fue don Guillermo Platas y en aquellos ayeres, los niños y adolescentes de la época evidenciaban un absoluto respeto a las directrices que marcaba la normatividad en la materia. Por supuesto que para los adultos mayores el respeto era inamovible por parte de los taxistas, en ese entonces limpios sus vehículos y oliendo a lavandas sus interiores. Además el taxista de bañaba y no andaba como loco corriendo por las calles de la ciudad.
Con el cambio de números en placas y tarjetones, a los ciudadanos resulta complicado captar sus dígitos, debido a que son totalmente diferentes uno y otro, para el caso de tener que denunciar a un taxista pillo.
Alguna razón de pesos deben esgrimir dichos taxistas, para negarse no solamente a querer pagar el famoso tarjetón, sino a portarlo y procurar una dinámica diferente en la prestación de servicios a los usuarios. El viajero de otras latitudes del país, mucho ha dicho que el taxi en Xalapa y toda la entidad veracruzana es malo, apesta y por añadidura carece de tarifas estables y congruentes con la situación económica que se vive en la actualidad.
Por esto y aquello, una paralización de actividades, por parte de diez mil taxistas, honor a la verdad se lo agradecerá el resto de los automovilistas y el común de peatones, que tienen que hacerla de toreros en nuestras calles debido precisamente a la salvajada con que conducen centenares de esos mal llamados prestadores de servicios públicos.

* ROSARIO ROBLES Y SU
COMPARECENCIA

Una pregunta inocente que se hacen millones de mexicanos, es conocer de fondo para que se da este tipo de comparecencias, en la que supuestamente se escudriña como el señor Noroña, toda vulgaridad ofende a Rosario Robles calificándola de ser amante de aquel, convirtiendo en parte el evento en la cámara baja al congreso de la Unión en un vodevil o una trama de teatro pueblerino.
La actual secretaria de la Sedesol, Rosario Robles Berlanga, acudió a la cita con los señores diputados federales para cuestionarla sobre un affaire multimillonario ocurrido en la dependencia antes mencionada y por añadidura también en la Sedatu, donde también despachó la ex jefa de gobierno del antiguo DF con colores del Partido de la Revolución Democrática.
Bien. Si se trató de exhibirla, es posible que los padres conscriptos lo hayan podido conseguir, pero con grandes esfuerzos.
La habilidad de la ex dirigente nacional del PRD llama al asombro o la certidumbre de que la cita todavía alcanza el apapacho presidencial de turno.
Cuando les pide a los legisladores que le busquen donde quieran, hasta por debajo de las piedras, que nada le van a encontrar, más de 50 curules y curulecas quedaron con la boca abierta y los ojos queriendo salirse de sus cuencas.
Y es que la siguiente pregunta, que valdría la pena hacerla a los señores legisladores, es saber a ciencia cierta para que quieren conocer los saqueos que acusa la Auditoría Superior de la Federación si de éstos, sería menos que imposible que aun siendo el más avezado de los diputados, nada podría emprender en contra de la señora Robles Berlanga y mucho menos que consiguiera que la llevaran hasta los umbrales del propio poder judicial.
El espectáculo que dieron los legisladores desde la cámara baja llamó la atención de los enterados y preocupados en las cuestiones de orden político, pero de eso a presumir que la también comentarista de asuntos públicos a través de la televisión, pueda responsabilizarse de una desviación multimillonaria, en la que intervienen decenas de despachos y más dependencias institucionales, hay un mar de fondo.
Por supuesto que el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, otrora jefe de Rosario Robles diría que por nadie metería las manos al fuego, bajo la presunción de que es inocente hasta en tanto no se demuestre lo contrario.
Lo que para nadie escapa, es que al final del día, no habrá de que Rosario Robles reciba el beneficio de la amnistía, a la cual de antemano ha renunciado, no obstante que se ignora el paradero de una cifra multimillonaria de pesos devaluados mexicanos, hasta con alguna semejanza a lo ocurrido en tierras veracruzanas, en donde de plano, nadie sabe ni supo en que se invirtieron 46 mil millones de pesos, porque los 20 presos en Pacho Viejo no sueltan prenda y los ex diputados federales comprometidos a aclarar cuentas, de plano, han podido evitar su comparecencia, al estilo del gran Houdini, sin que a la fecha se sepa en donde están y menos que alguien confirme que la PGR anda a la caza de aquellos. Esperemos.

* HAY SILENCIO
SOBRE GASODUCTO

La espera agobia a cualquiera de los habitantes de las tres municipalidades ligadas por el mismo territorio y por cuyo subsuelo pasa o pasarán los ductos del gasoducto, con que se proponen servir a los intereses de las empresas trasnacionales o más poderosas y que tienen su asiento en estas latitudes, mismo que recibió el rechazo de la población civil, pero los ex alcaldes dieron luz verde para que se instalara.
El silencio que acompaña a la obra millonaria, pero que beneficiará a un complejo que integran industriales reconocidos en este país, es propio del que se guarda a propósito de las mafias porque suelen operar bajo la penumbra que ofertan las complicidades, como ciudadanos de buena fe consideran que se dio la autorización para que dichos ductos atraviesen entre doce y quince kilómetros de predios que se ubican sobre suelo de la ex ciudad de las flores.
La población ciudadana de las tres municipalidades de Xalapa, Emiliano Zapata y Coatepec, en su oportunidad instaló sendas mesas de recepción de cuestionamientos y opiniones de la gente del pueblo, sobre la decisión asumida por autoridades y que les pasaron de humo, razón de peso para que a la postre difundieron la condena y rechazo en contra de un proyecto, que debió haber dejado excelentes dividendos a las partes que participaron en el acuerdo, por supuesto a espaldas de la gente.
Sin embargo, la autoridad municipal de cada una de las demarcaciones sobre las cuales pasa o pasarán los ductos del gasoducto, tampoco nada aclaran ni precisan acerca de la negativa que con antelación debieron conocer de sus actuales representados.
El propósito en el caso de esta localidad, es poder llevar gas a las empresas trasnacionales una que embaza el refresco de cola y la otra la cual elabora leche pasteurizada de la firma de origen suizo de Nestlé, ambas con asiento en la vecina municipalidad de Coatepec, proyecto muy cuestionado por los expertos en esta materia, porque lo que se está haciendo es colocar verdaderas bombas de tiempo en espacios altamente urbanizados, como sucede en Emiliano Zapata, en donde los ductos se aprecian a flor de tierra, lo que constituye un inminente riesgo tanto para peatones como vecinos que se localizan establecidos en cercanía a estos ductos.
Los ex alcaldes de las municipalidades mencionadas incumplieron con la promesa de sus campañas respectivas, cuando advirtieron voz en cuello que gobernarían escuchando al pueblo. Nada más engañoso que lo dicho anteriormente.