• Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt
  • Image Alt

60 segundos

Publicado Abril 26 / 2018.. Por Raúl González Rivera
*

CUANDO ERA SERVICIO
DE SITIO Y NO EL TAXI

Antiguos choferes o conductores del servicio de sitio, como se conocía al actual taxi, sus operarios eran capacitados para conducir, atender al público, cobrar lo justo con pulcritud, limpieza de sus automóviles "lanchones", observa uno de ellos, porque pertenecían a las firmas fabricantes de automóviles de dimensiones mayores a los actuales mini-autos que se utilizan en el servicio de transporte de pasajeros.
Esto viene al canto, porque el taxi que recorre las calles, plazas y parques públicos actualmente es malo, deficiente y en mucho entraña un riesgo y peligro para sus usuarios.
La disposición de servir difícilmente se da en el taxi. Sus operadores suelen ser improvisados, son una mayoría ex campesinos que llegan a la ciudad y los concesionarios los incorporan a sus unidades sin que realmente gocen de alguna formación como tales. Muchos de ellos ni siquiera saben hablar español y mucho menos conocen o identifican los puntos estratégicos de la ciudad.
El conductor del automóvil destinado al servicio de alquiler o de sitio –se decía–, había acudido cuando menos a estudiar los años iniciales de la secundaria, olía a limpio y su vehículo lucía también espléndido. Generalmente eran los automóviles Ford, Chevrolet, Impala, Ford Marquis y Dodge, y se aparcaban en los sitios que estratégicamente destinaba la antigua Dirección de Tránsito y Transporte Público.
El usuario marcaba desde su teléfono fijo al que ostentaba el sitio La Favorita, por ejemplo, y de inmediato era atendido por una operadora que ordenaba a su vez al conductor del automóvil, placas equis, que cubriera la "corrida" solicitada.
Aquellos viejos taxistas, igual, eran parientes de personajes de la política, como fue don Pancho Quirasco, hermano del gobernador Antonio M. Quirasco. Toda cordialidad y pulcritud. Atento con las damas, afectuoso con los caballeros, solían describirlo quienes lo conocieron de cerca.
Los sitios ocupaban sobre todo los cruceros y esquinas simbólicas de la ciudad, cuando no había smog ni aglomeraciones humanas, tampoco congestionamientos vehiculares. El aire corriendo en un ambiente fresco, cálido y medio templado, que cubrían los días y meses del año la ciudad, ayudaban a que la gente se cubriera con suéteres de lana, sacos de iguales telas y gustaban de utilizar el servicio del automóvil de alquiler o sitio.
Entonces los gobernantes respondían con creces al interés del público usuario, con la entrega de concesiones que menos afectara al resto de la población. De alguna forma se daban los valores elementales para tener la sociedad civil un mejor ambiente.
Cuando sobrevino el cambio todo pareció llevárselo el demonio. En los años iniciales del sexenio que encabezó don Rafael Hernández Ochoa, sobrevino la instalación de los taxistas, cerraron las casetas que albergaban a los sitios y en el origen de los taxistas, pretendieron de alguna forma asemejarlos a los que prestaban el servicio de transporte de pasajeros, los "cocodrilos", que se brindaba a los pasajeros del antiguo Distrito Federal.
El taxi actual es de locos, corren como tales, faltan a todas las reglas que dicta el sector vial, además de que sus conductores suelen ser poco capaces de ofertar una atención honesta, limpia y justa a la hora de cobrar sus servicios.

* LO CIERTO ES QUE LOS
NÚMEROS NO SE MOVIERON

Cada uno de los candidatos a la presidencia de la república se ostentó vencedor de una jornada que no pareciera haber sido un concurso de oratoria.
Sin embargo, hay quienes aseguran que si hoy se celebraran las elecciones yendo a las urnas electorales, el 75 por ciento de los votantes lo haría por Andrés Manuel López Obrador. Hay un voto duro que no cambiará y no lo hizo antes de la campaña, que favorecía a AMLO y colocaba ya en un segundo lugar, muy lejos, a Ricardo Anaya, y en un tercer plano a José Antonio Meade, en tercero.
Del debate se consideraba que a quien habría que tratar de desbarrancar era al candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, pero no fue así.
Y en este momento, ni juntando a cuatro aspirantes podrían sumar los votos suficientes para ganarle la partida al abanderado de Morena.
Pega fuerte y mucho que el priista diga que el albiazul cambie constantemente su dicho y que la fiscalía que indaga al joven queretano, por aquello de una simulación orquestada para vender cara una nave industrial barata, no llegue a su punto final, sino todo lo contrario, se multipliquen los adjetivos pero nada en concreto.
Lo de los dos departamentos que en repetidas ocasiones AMLO ha dicho que desde hace más de diez años hizo entrega a sus hijos, podría suponerse una peccata minuta, sobre todo cuando se informa que los dos apartamentos suman juntos los 152 metros cuadrados, es decir, que hasta podría tratarse de inmuebles de interés social, algo así como los que promueve el Infonavit y que aun los menos socorridos con recursos los ignoran, al grado de que la sigla institucional no los pueda colocar en supuestos beneficiarios del organismo paraestatal.
Jaime Rodríguez (a) "El Bronco" ya aclaró, toda petulancia, que si no le fuera posible votar por él mismo, su voto lo brindaría a la abogada Margarita Zavala de Calderón, la candidata que se concretó a lanzar loas a su persona, defender a su marido y en un tercer tramo a lanzar dardos no precisamente venenosos en contra de los demás contendientes por la presidencia de la república, pero siempre hecha un manojo de nervios, con los cuales ciertamente pudo haber conquistado a no pocos que se apiadaron de la inocencia con que se condujo la aspirante independiente.
Por supuesto, sin la asistencia de "El Bronco", el debate hasta habría transcurrido medio frío y menos interesante, sobre todo cuando se mostró insistente en su propuesta de cortar la mano a los políticos ladrones y luego al lanzar al aire, con singular orgullo, que es un varón que ha podido casarse ya hasta por tres veces. Y si usted quiere un añadido que también hizo el ex priista connotado y ahora candidato independiente a la primera magistratura del país, que en el estado de Nuevo León no hay un sólo programa asistencialista, porque todo mundo trabaja o estudia. Es decir, que se dice ser ajeno a gobernador con base en un clientelismo, como suele ocurrir en el resto de la república.

* SE DESINFLA EL
PRD EN MEXICO

Es muy lamentable para la causa de los socios perredistas el derrumbe que paulatina pero seguramente enfrenta la maquinaria del partido del sol azteca.
Los viejos creyentes en la ideología de izquierda y que marcharon con este país al lado de Cuauhtémoc Cárdenas, apenas dan crédito a lo que están testificando, tras la incorporación del PRD en un feo amasiato con albiazules para conformar el Frente Ciudadano.
Es imposible concebir que una ideología de izquierda, que se presume es libre, soberana y autónoma, se haya metido en una alianza con el ala conservadora que representa la clase de los más ricos de este país, pero además que se suponía de un recalcitrante ultraderechismo, vayan juntos en una aventura en la cual los perredistas no alcanzan ni a recibir las gracias por su trabajo realizado en los anteriores 20 años.
Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez, Alejandro Encinas, Martí Batres, Marcelo Ebrard Casaubón y cientos de miles de asociados de un pasado luminoso en el manejo de las ideas liberales, cayeron en el slump más espantoso, cuando les anunció su lideresa nacional Alejandra Barrales, que no había para más, que se afirmarían como partido al lado de la derecha y particularmente con los colores del panismo.
Por supuesto que se colectivizó el de los militantes y simpatizantes de un partido que a escasos 25 años cae en la desgracia más increíble.
Una vez que Alejandra, la aeromoza que fuera muy exitosa atendiendo a pasajeros de una conocida línea de aviones comerciales, pero no dirigiendo a hombres y mujeres con alguna solidez en el manejo de las ideas políticas, sobrevino la desilusión de partidarios del partido y comenzó el éxodo, que no concluye todavía. Los Chuchos y los rebeldes más encarnizados de las filas perredistas, se negaban a dar crédito al desmoronamiento que sobrevino en dicho partido.
Empero, la nota que acabó por rayar terriblemente el disco la dieron Miguel Ángel Mancera, que cuando ascendió a la jefatura de gobierno del antiguo DF decía que no era militante del PRD, sino que su condición de candidato sin partido le permitiría tener un papel más abierto y universal hacia los actores políticos de las diversas trincheras partidarias.
Luego sobrevino la fuga de cerebros del membrete y lo vaticinarían aun con mayor firmeza los pregoneros de la desgracia que ocurriría al perredismo, como es la renuncia del senador con licencia Armando Ríos Piter, consagrado como militante suyo, pero que después anunciaría la búsqueda de candidatura independiente a la presidencia de la república, pero no conforme acabó por claudicar rendido ante el candidato presidencial nada menos que del PRI. Sobre Ríos Piter, el INE cuenta con un legajo de acusaciones en el sentido de que mafiosamente falseó firmas para conseguir el visto bueno del árbitro electoral, pero fue sorprendido y puesto de patitas en la calle.
Lo otro, el perredista que siendo gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, con alma de priista, acaba de rendir pleitesía al candidato tricolor Meade Kuribreña.
Es decir, que en plena era en que la caída de valores políticos y demolición de partidos políticos, empuja sobremanera en este país, igual un partido, como es el PRD, se cae a pedazos por todas partes y sigue sin surgir el líder que lo haga renacer o busque su rescate. Alguien en esta provincia azteca podría dar signos de que vaya a ocurrir milagrosamente lo contrario. El partido se olvidó de los pobres, clasemedieros, los intelectuales y los jóvenes.